Un tapón acaba con el vertido ilegal de aguas contaminadas


Un pequeño cilindro de caucho fabricado en Eslovenia que se hincha mediante un compresor es utilizado como instrumento eficaz para atajar los vertidos ilegales de industrias recalcitrantes que repetidamente han desoído las advertencias y plazos de la Administración.

Aquagest, que gestiona el ciclo integral del agua junto a una decena de ayuntamientos de la comarca de l´Horta, en Valencia, utiliza desde hace unos años un método tan contundente como legal para resolver conflictos que permanecían enquistados durante años.

En colaboración con ayuntamientos comprometidos como los de Paterna, Torrent, con grandes polígonos industriales y áreas de vertido al Túria y al Barranc de Chiva, tributario del lago de la Albufera, en el parque natural del mismo nombre, Aquagest ha empleado en al menos 7 ocasiones el que podría denominarse el “tapón del último recurso”.

Vicente Monteagudo, ingeniero y responsable del área de vertidos en la empresa Aquagest, afirma que el tapón solo es el final de un trabajo de equipo para que procura no dejar fisuras legales por las que pueda escapar el infractor.

“Solo lo empleamos cuando disponemos de un expediente bien armado, lleno de analíticas y pruebas, y cuando el empresario ha recibido ya múltiples avisos y advertencias y, o bien no ha hecho nada, o vemos que solo pretende ganar tiempo. Le avisamos de que vamos a impedir que siga vertiendo porque no cumple las condiciones con las que el ayuntamiento le concedió la licencia de actividad y la de vertido y actuamos”. A veces pasan 24 o 72 horas, pero la amenaza se cumple. Un equipo de dos o tres personas busca la arqueta de vertido que las empresas están obligadas a mantener. A partir de ahí, la red de saneamiento es pública.

Un técnico elige el sitio, coloca el tapón y activa el compresor. El tapón se hincha y la empresa se queda sin capacidad de vertido.

Minutos u horas después, los líquidos que impunemente acababan en un barranco o impedían el correcto funcionamiento de la depuradora municipal, saltan por las trapas del interior de la empresa. “Algunos empresarios llaman indignados amenazando con denuncias y querellas, pero la mayoría entiende pronto que ha superado un punto de no retorno y que solo cabe corregir su vertido, para lo que cuenta con toda nuestra ayuda y experiencia”, añade el ingeniero.

Fuente: Regal, 9 de julio de 2010.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: