Investigadoras de la Universidad de La Laguna llevan a la práctica la obtención de agua potable de las nubes


Profesoras del Departamento de Geografía de la Universidad de La Laguna colaboran desde el año 2006 con la Fundación marroquí Si Hmad Derhem en un proyecto para la obtención de agua de las nubes mediante sistemas artificiales, siendo el objetivo proveer de este recurso a comunidades rurales pobres situadas en el interior de las montañas del Anti-Atlas de Marruecos.

Los datos sobre este proyecto fueron presentados en julio del año pasado en una conferencia que tuvo lugar en Munster (Alemania), y recientemente han sido publicados en la revista alemana ‘Erkunde’ por medio de un artículo, firmado por María Victoria Marzol, Amalia Yanes, pertenecientes al grupo de investigación de Geografía Física de la Universidad de La Laguna y José Luis Sánchez Megía, del Centro Meteorológico Territorial en Canarias Occidental.

Este estudio es fruto de un proyecto de investigación de la Dirección General de Relaciones con África en 2010 y radica en la viabilidad de suministrar agua potable a poblaciones rurales aisladas -formadas fundamentalmente por mujeres y niños- que se ven obligados a recorrer a diario grandes distancias en busca de este recurso tan básico. Aplicando este avance, se produciría un aumento de la escolaridad infantil, una mejora de la calidad de vida de las mujeres y la reducción de las enfermedades transmitidas por la mala calidad del agua que obtienen de los pozos.

Uno de las novedades del estudio es el descubrimiento de la existencia de dos modelos de comportamiento de la nubosidad opuestos entre Canarias y Marruecos. A pesar de tener el mismo origen, ésta es más frecuente en las islas durante los tres meses de verano, mientras que en Marruecos lo es desde diciembre hasta junio. Aun así, se podrían colectar, al día, alrededor de 10,6 litros por metro cuadrado.

Para conseguir los resultados, se ha diseñado un sistema que ya ha sido utilizado en la fase de experimentación del proyecto y que consiste en una pantalla forrada con una malla de polipropileno, colocada a un metro y medio del suelo y perpendicular a los vientos húmedos que transportan las gotas de la nube. Esta estructura tiene un bajo coste y permite un fácil mantenimiento.

Fuente: ElDia.es, 6 de marzo de 2012

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: