Uruguay: relación entre nacionalización, calidad del agua y saneamiento


Durante la campaña por la nacionalización desatada a partir del 2004 en que se reformó la Constitución para que el agua fuera provista por el estado se discutieron dos puntos esenciales: quién sería más eficiente en la provisión (en términos de costos) y cómo cambiaría la calidad del agua con la privatización

En este artículo del País se comenta el trabajo de Fernando Borraz, Nicolás González y Marcelo Olarreaga sobre cómo afectó la nacionalización a ciertas medidas de la calidad del agua, y a la cantidad de gente que se conectó al saneamiento.

El artículo no realiza un análisis exhaustivo del cambio en los costos para los usuarios sino que se centra en algunos casos como el de Aguas Corrientes el Pinar donde  el costo del agua para el usuario aumentó con la nacionalización. También analiza otros componentes importantes para el servicio como son la velocidad de respuesta y atención al cliente, y algunos episodios sugieren que habrían empeorado con la nacionalización.

Para el análisis de la calidad del agua después de la nacionalización, los autores tomaron cuatro medidas estudiadas por la  Unidad de Análisis de Agua de la Facultad de Química de la UdelaR: dos sobre componentes microbiológicos en el agua, uno sobre su acidez, y otro sobre la turbiedad.

Por varias razones, los autores solo se fijaron en cómo había evolucionado la calidad del agua en las ciudades con firmas nacionalizadas en Maldonado (comparado con la calidad en 26 ciudades donde la provisión siempre había sido pública). Por ejemplo, para El Pinar, solo tenían dos muestras antes de la nacionalización, y consideraron que eso era poco fiable.

Hallazgo principal:

  • el número de pruebas malas había caído más en las ciudades con el agua nacionalizada que en las ciudades donde el agua había sido siempre pública. Es decir, la nacionalización mejoró la calidad del agua.

Aunque el resultado es positivo existen  tres factores que hay que tener en cuenta antes de interpretarlos como una “victoria inequívoca” para la nacionalización.

  1. Tres de las cuatro medidas eran mejores en las ciudades con provisión privada de agua antes de la nacionalización. Lo que sucedió entonces es que el agua privada era mejor antes, y mejoró aún más luego de la nacionalización. Sería interesante saber por qué sucedió esa evolución, para ver si es probable que se mantenga la mejoría en el tiempo.
  2. No hay datos sobre la calidad del agua del período anterior a la privatización (en 1993 y 2000) de las empresas de agua de Maldonado y los autores sugieren que eso debilita un poco los resultados. Por ejemplo, podría suceder que el agua en las tres ciudades privatizadas se comportara en forma similar (digamos, por el origen similar, todo en Maldonado), que ello hubiera causado su privatización, y que la mejora posterior a la nacionalización no se pueda interpretar como “tres subas de calidad” sino solo una.
  3. Finalmente, durante la campaña por la nacionalización hubo comentarios que evidenciaban que en Argentina la privatización del agua había generado una caída en la mortalidad infantil. En cambio, en el trabajo para Uruguay, los autores estudiaron el impacto de la nacionalización sobre la mortalidad, y no encontraron efectos significativos. Sostienen que no encuentran efecto porque los niveles son más bajos que en Argentina, y porque para Uruguay había pocos datos como para tener poder estadístico. Aunque eso es cierto, si la nacionalización hubiera llevado a una mejora mayor, posiblemente se hubiera encontrado un efecto sobre la mortalidad. Este comentario es relevante porque apunta a la evaluación del impacto de la mejora en la calidad en una variable de interés.

En el análisis sobre el saneamiento  los autores tomaron ese dato de la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadísticas, para el período 1986-2009 y demostraron que el porcentaje de hogares conectados al saneamiento en Maldonado, Pan de Azúcar y San Carlos había crecido alrededor de 15% más, luego de la nacionalización, que en las ciudades donde el saneamiento había sido siempre público.

Este resultado no está relacionado con las observaciones sobre la calidad del agua según el artículo del país. En particular, por la extensión del período analizado, los autores pueden controlar que las razones que llevaron a la privatización del agua en esas ciudades no son la causa de la nacionalización posterior, y por ello el aumento en las conexiones al saneamiento sería efectivamente una consecuencia de la nacionalización.

El artículo agrega un aspecto que no se observa en el trabajo y se refiere a cómo el auge de construcción en Maldonado afecta los resultados. Esto se refiere a que es más probable que los hogares nuevos estuvieran conectados al saneamiento, y que las tres ciudades analizadas hubieran tenido un boom mayor de construcción que las ciudades con las que se las compara. En ese caso, la mejora no podría conectarse con la nacionalización. Sin embargo el escritor del artículo plantea que “ He discutido este punto con uno de los autores del trabajo, y por diversos factores le parece poco probable que sea determinante en el resultado”.

Según el País el trabajo aparecerá en la revista World Bank Economic Review y plantea la relevancia del mismo para la discusión a nivel mundial sobre los factores institucionales que influyen en la gestión del agua.

Fuente: El País, 12 de noviembre de 2012

Página relacionada: OSE – Obras Sanitarias del Estado

Resumen por Caridad Machin Camacho

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: